Sinestesia: ejemplos de sinestéticos célebres

Home / Salud visual / Sinestesia: ejemplos de sinestéticos célebres

Salud Visual Sinestesia

La vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto son las vías de comunicación que tenemos con el mundo. Los sentidos son la manera de saber lo que ocurre en el exterior, de disfrutar las cosas que nos gustan y de alejarnos de las que nos disgustan o suponen un peligro para nosotros. Así, el olfato nos puede indicar que la comida está lista o que algo se está quemando; mientras que la vista nos permite disfrutar de un cuadro y, también nos previene de que una pelota viene volando en nuestra dirección.

Cada sentido tiene un órgano sensorial principal, que se encarga de recibir determinados estímulos, del medio interno y externo, y de transmitirlos al cerebro, que los “traduce” para componer la información sobre el entorno y actuar de acuerdo con la misma.

  • Los órganos sensoriales de la vista son los ojos, encargados de captar estímulos lumínicos (luz)
  • Los órganos sensoriales del oído son (en efecto), los oídos, encargados de captar estímulos sonoros (sonidos)
  • El órgano sensorial del olfato es la nariz, y se encarga de captar estímulos olfativos (olores)
  • El órgano sensorial del gusto es la lengua, y se encarga de captar estímulos gustativos (sabores)
  • El órgano sensorial del tacto es la piel, y se encarga de captar estímulos táctiles (temperatura, texturas, presión y contacto)

¿Qué es la sinestesia?, ¿Por qué se produce? Cuando las áreas cerebrales encargadas de procesar o traducir determinados estímulos sensoriales reciben “interferencias” de otras áreas adyacentes del cerebro, pueden procesar a la vez diferentes informaciones sensoriales.

Algunos investigadores sostienen que dichas interferencias ocurren debido a fallos en la conexión de los nervios entre las distintas áreas, que se producen cuando el cerebro se desarrolla en el interior del útero. La sinestesia también puede aparecer a raíz de un accidente que produzca daños cerebrales. Puede ser un síntoma de autismo, de epilepsia y, a veces, estar provocada por el consumo de algunas drogas.

Todos somos sinestésicos… en algún momento

Diversos estudios demuestran que todos los bebés de cuatro meses o menos son sinestésicos. La razón de esto es que, en estos primeros meses, las áreas cerebrales aún no han completado su especialización ante estímulos sensoriales. Como consecuencia de ello, las conexiones de las sinapsis de diferentes áreas permanecen unidas. Esta es la razón de que los bebés reaccionen de forma parecida ante estímulos diferentes, como una música o una sucesión de luces de colores. Con el paso del tiempo, estas conexiones sinápticas se van especializando para atender a la información de un solo órgano sensorial. Sin embargo, en las personas sinestésicas, esta “evolución” neuronal no se completa debidamente y, como consecuencia, algunos (o muchos) enlaces que asocian diferentes tipos de estímulos, permanecen intactos.

Kandinsky era sinestésico

Características de la sinestesia

Los investigadores de este fenómeno aseguran que es complicado establecer los síntomas de la sinestesia. Según el neurólogo Richard Cytowic, la percepción sinestésica cumple con las siguientes características:

  • Es involuntaria y automática
  • Es consistente y genérica
  • Se mantiene en el tiempo
  • Afecta emocionalmente a quienes la padecen

Los expertos sostienen, además, que la sinestesia la padecen una de cada cien personas y que, en su mayoría, son mujeres. El tipo de sinestesia más frecuente es aquella en la que, quienes la presentan, asocian colores a letras y números.

Sinestésicos célebres

Algunas personas sinestésicas tienen cualidades muy especiales. Pueden presentar una memoria extraordinaria; distinguir sonidos imperceptibles o deleitarse con los colores que se desprenden de una ópera. Aunque esta especial condición puede hacer que muchos sinestésicos se sientan aislados, incomprendidos por el resto del mundo, algunos de ellos han sido capaces superar esta incomprensión y usar esta diferencia como trampolín para su creatividad.

  • El pintor Vasili Kandisnky, “mezclaba” sonidos y colores y, por esta razón, situaba frecuentemente signos musicales en sus cuadros.
  • El músico Billy Joel asegura que “ve” las melodías lentas o suaves en colores verdes o azules.
  • El genio del jazz, Duke Elinton, apreciaba diferencias de color en las notas musicales dependiendo de si eran tocadas por una persona u otra.
  • El autor de la novela Lolita (1955), Vladimir Nabokov, veía colores en los números, lo que le ayudaba a poner un punto de originalidad en sus obras.
  • El compositor Franz Liszt indicaba a su orquesta que añadiera determinados colores a sus notas.
  • Se dice que Marilyn Monroe utilizaba su condición de sinestésica para “componer” sus personajes.

¿Te gustaría saber más sobre la sinestesia?, ¿Conoces a alguien que la tenga?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas