Síntomas del alzheimer: es posible detectarlos en la retina

Home / Salud visual / Síntomas del alzheimer: es posible detectarlos en la retina

Detectar el alzheimer en la retina

En muchas ocasiones, los ojos manifiestan el estado de salud de la persona. Es habitual que los médicos consulten la salud visual y ocular en busca de problemas en el organismo tales como colesterol, hipertensión o diabetes. Un nuevo estudio revela que la retina también puede aportar datos sobre enfermedades cerebrales, tales como la enfermedad de Huntington o el Alzheimer.

Las enfermedades del Sistema Nervioso Central (SNC) pueden reflejar alteraciones patológicas el la retina del ojo. Un equipo de investigadores de la Universidad del Este de Finlandia (UEF) ha llevado a cabo un estudio que demuestra que los cambios en la retina ocasionados por estas enfermedades pueden ser detectados antes que los cambios en el cerebro. Los descubrimientos realizados en un experimento de laboratorio con ratones sugieren que los exámenes oculares pueden ser una herramienta no invasiva eficaz para detectar enfermedades cerebrales en humanos.

La retina, el tejido ultrasensible a la luz situado en el fondo del ojo, puede ser considerado parte integrante del SNC. Durante el desarrollo fetal, madura desde una parte del cerebro y sus inervaciones se parecen mucho a las el cerebro. La estructura y la función de la retina pueden ser fácilmente examinados con métodos no invasivos o mínimamente invasivos; mientras que llevar a cabo una investigación directamente en el cerebro tiene numerosas limitaciones. Si el estado de salud del cerebro pudiera ser evaluado, de forma indirecta, a través de los ojos, la detección diagnóstica de algunas enfermedades cerebrales podría ser más eficiente.

Detectar enfermedades a través de los ojos

En su doctorado, el doctor Henri Leinonen ha investigado las anormalidades funcionales de la retina, usando modelos de ratón de enfermedades humanas del SNC. Para ello, Leinonen ha utilizado la electrorretinografía (ERG) y pruebas de potenciales evocados visuales (VEP), dos metodologías que se pueden aplicar de manera similar en animales de laboratorio y seres humanos. La ERG puede rastrear con precisión la función de la retina midiendo la respuesta eléctrica de sus células (conos y bastones) a través de electrodos corneales y cutáneos. La VEP, por su parte, mide la función del córtex visual. Leinonen y su equipo usaron estos métodos para testar diferentes cualidades de la visión en tres modelos de ratones genéticamente manipulados con distintas enfermedades humanas del SNC. Los investigadores emplearon también métodos científicos básicos para probar la correlación entre las anormalidades funcionales y el estado anatómico de la retina.

La disfunción retiniana asociada a la visión de día y color se encontró en un modelo de ratón de la enfermedad de Huntington (HD), cuando todavía no presentaba ningún síntoma de padecer esta patología. La estructura de la retina permaneció relativamente normal, incluso en un estado avanzado de enfermedad, aunque la agregación de la proteína de “huntingtina” mutada tóxica se extendió en la retina del ratón enfermo. Aunque la retinopatía en ratones es exagerada en comparación con la que experimentarían los pacientes humanos con HD, el hallazgo refuerza la línea de investigación que sostiene que los pacientes con esta patología pueden mostrar la visión de color alterada, aunque no presenten una retinopatía anatómica clara.

En un modelo de ratón de la enfermedad de Alzheimer (AD), los investigadores observaron una anomalía en la visión nocturna asociada con la función retiniana. Según los resultados obtenidos, las respuestas internas de la retina mediadas por varillas a destellos de luz tenue, eran más rápidas en ratones que habían sido modificados para padecer la enfermedad que en el grupo de control, constituido por ratones sin modificar. Esta circunstancia puede ser explicada debido a la alteración de la neurotransmisión colinérgica (aquella que se produce entre dos neuronas y que utiliza la acetilcolina como neurotransmisor), algo que también causa parcialmente el deterioro de la memoria en la EA.

Cambios degenerativos asociados a la DMAE

En un modelo de ratón de con lipofuscinosis neuronal ceroidea infantil (NCL, según sus siglas en inglés) los investigadores describieron cambios degenerativos de la retina que imitan la patología característica de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Estos incluyen alteración de la función del epitelio pigmentario de la retina y la ceguera subsiguiente debido a la atrofia y muerte de los fotorreceptores. Se ha postulado que la degeneración de la retina en pacientes humanos progresa de manera similar.

Los resultados obtenidos por Leinonen y su equipo se suman al creciente número de pruebas que muestran cambios patológicos en la retina además de en el cerebro, causados por las enfermedades del SNC. Los cambios funcionales de la retina se encontraron en tres modelos de ratón de las enfermedades del SNC humano cuyo fenotipo, edad de inicio y mecanismo patológico eran claramente diferentes entre sí. La deficiencia visual fue el síntoma progresivo más rápido en dos modelos probados. Los hallazgos apoyan la idea de que los exámenes oculares pueden ser potenciales herramientas de detección de enfermedades del SNC. El desarrollo de herramientas de detección eficaces, seguras y económicas para las enfermedades del SNC es imprescindible, ya que el diagnóstico de estas enfermedades se obtiene a menudo sólo en el estado avanzado de la enfermedad cuando, como tales, los remedios satisfactorios son poco eficaces. Dado que la investigación ocular y visual puede realizarse de forma no invasiva, el avance de los ensayos desde la fase preclínica hasta la fase clínica podría ser relativamente rápido.

¿Qué te ha parecido la investigación? ¿Te gustaría saber más sobre cómo se detectar enfermedades a través de los ojos?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas