Tratamiento DMAE: se abren nuevas vías para combatirla

Home / Salud visual / Tratamiento DMAE: se abren nuevas vías para combatirla

Revisión DMAE

La DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad) se produce debido a la degeneración progresiva de las células fotosensibles que se encuentran en la mácula, la zona central de la retina. Dichas células, llamadas conos y bastones, son las encargadas de recibir la información lumínica que llega a la retina a través de la pupila, y de enviarla al cerebro en forma de impulsos eléctricos, donde son traducidas a imágenes. Esta patología visual, como su propio nombre indica, está relacionada con la edad y, por eso, la mayoría de las personas que la padecen tienen más de 50 años. Para prevenirla y tratarla adecuadamente, es fundamental acudir a visitas periódicas (anuales, como mínimo), a partir de esa edad.

Las personas que padecen DMAE perciben en su visión central una especie de mancha o bruma oscura que les dificulta o impide realizar actividades cotidianas, en las que ver bien de cerca es fundamental (como leer, cocinar o coser), algo que merma en gran medida su autonomía. Por lo general, la DMAE afecta a los ojos de forma asimétrica y, por ello, si la persona no se los tapa de forma alternativa, puede no ser consciente de que la tiene.

Existen medicamentos y tratamientos capaces de prevenir, detener o ralentizar esta patología visual. Pero, es importante tener claro que, una vez que aparecen los síntomas, no se puede hacer nada para revertirlos.

Existen ciertos factores de riesgo que favorecen la aparición de la DMAE:

  • El tabaco
  • La tensión alta
  • El sobrepreso o la obesidad
  • Llevar una dieta pobre en frutas, verduras y pescado

Estudios recientes aseguran que la exposición continuada a la luz azul-violeta, que las pantallas de los dispositivos electrónicos y las luces LED, emiten en elevadas dosis, resulta nociva para la retina. Según una investigación realizada por Essilor y el Instituto de la Visión de París, este exceso de luz azul-violeta aumenta la producción de un elemento fototóxico llamado lipofuscina, que se acumula en la retina y, además, activa sus componentes fototóxicos. Esto produce importantes daños celulares en las células retinianas y, como consecuencia, aumenta el riesgo de padecer DMAE.

En Essilor contamos con lentes de última generación pensadas específicamente para proteger los ojos de las emisiones nocivas de pantallas y luces LED: Crizal Prevencia, Eyezen y Eye Protect System, la revolución en la protección frente al UV y la azul-violeta nociva.

Degeneración Macular Asociada a la Edad

¿Puede la genética favorecer la aparición de la DMAE?

Investigadores americanos han llevado a cabo un estudio cuyo objetivo ha sido demostrar hasta qué punto la DMAE es una enfermedad “heredable”.

Para realizar este trabajo, han analizado el ADN de de 23.000 personas que tenían DMAE y de 20.000 personas que no la padecían. El equipo de científicos, dirigidos por Jonathan L. Haines (experto en ciencias genómicas del departamento de epidemiología y bioestadística de la Case Western Reserve University de Cleveland, Ohio), y Grace L. Shen (directora del programa de enfermedades de la retina del Instituto Oftalmológico de EE.UU. (NEI), organización responsable de la financiación del estudio), han analizado 12 millones de variantes genéticas, gracias a lo cual han conseguido identificar 52 variantes asociadas a la DMAE correspondientes a 34 loci (zona cromosómica donde se localiza un gen). Según sus datos, 16 de estos 34 loci no se habían asociado a la DMAE antes de este estudio.

Estas variantes marcan una nueva vía para el estudio genético de la DMAE. El siguiente paso es investigar cuál es el efecto de las variantes sobre los genes y cómo alteran la función genética. Para saber, por ejemplo si activan o inhiben los genes o si interactúan con otros genes estimulando una serie de procesos que conllevan a la aparición de la DMAE”, explica Haines.

Según los datos del estudio, 10 de las variantes identificadas están relacionadas con genes envueltos en el mantenimiento de la matriz extracelular (el material que rodea las células y les aporta soporte estructural y nutrientes). “Es probable que las anomalías de la matriz extracelular expliquen el subtipo de DMAE que progresa rápidamente, antes de que se detecten los signos propios de la enfermedad. Si se constata esta conexión entre la DMAE y los genes de la matriz extracelular, sería posible desarrollar test genéticos predictivos y tratamientos más efectivos para los afectados por este subtipo de la enfermedad”.

En palabras de Shen, “Aunque la información genética que hemos obtenido en este estudio pertenece a una población muy grande, las variantes identificadas todavía no permiten establecer la heredabilidad de la DMAE. Sin embargo, estamos en la vía de descubrir importantes variaciones genéticas que podrían jugar un papel en la transmisión hereditaria de la enfermedad”.

¿Hay en tu familia antecedentes de DMAE? ¿nos cuentas cómo cuidas tus ojos?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas