¡Estimula la visión de tu bebé! Te contamos cómo hacerlo

Home / Salud visual / ¡Estimula la visión de tu bebé! Te contamos cómo hacerlo

Bebé ojos grandes

La vista del bebé no está completamente desarrollada al nacer. Pero, con el paso de los días, este sentido le permitirá definir formas, colores y contrastes. Para estimular su visión y hacer de ello una experiencia gratificante y divertida, te proponemos que le des a los juegos un “toque visual”.

Aproximadamente el 80% de la información que recibimos llega a través de los ojos. Esto es especialmente importante durante la infancia, ya que es la etapa en la que el ser humano más desarrolla su capacidad de aprendizaje. Las formas, los colores, los rostros, la luz… Todos los estímulos visuales son nuevos e interesantes para el pequeño.

Para saber cómo ejercitar y desarrollar la vista del bebé es importante saber cómo es su visión:

  • Los ojos del recién nacido son muy inmaduros. Hay que tener en cuenta, además, que ha pasado nueve meses en el útero materno, donde se filtraba muy poca luz. Por eso, al nacer, la luz le resulta incómoda; cierra habitualmente los ojos para defenderse de ella, sobre todo cuando es demasiado fuerte o directa.
  • Aproximadamente en las dos primeras semanas lo ve todo bastante borroso y sólo puede empezar a percibir aquello que se mantiene cerca de sus ojos, a unos 20 cm; una distancia más que suficiente para ver por primera vez el rostro de su madre.
  • En los primeros días sólo ve en blanco y negro y, hacia la sexta semana, empieza a distinguir los colores rojo y verde. A los 5-6 meses ya aprecia el amarillo y el azul. En este tiempo distingue mejor los colores cuando son fuertes y contrastan entre ellos.
  • Los músculos que permiten los movimientos oculares también tienen que ganar tono en estos meses. Cuando nace no es capaz de mantener los ojos quietos y no puede seguir un objeto con la mirada hasta los seis meses. Además, le resultará más fácil seguirlo de lado a lado que de arriba abajo.
  • Debido a la falta de tono en los músculos oculares y, también, a que su cerebro aún no “sabe” enviar las órdenes para controlar los ojos, muchos bebés no los coordinan y los mueven hacia dentro o hacia fuera. A veces lo que ocurre es que el bebé es muy chato y la piel del pliegue nasal tapa un poco sus ojos, dando la impresión de que se tuercen hacia dentro cuando, en realidad, están mirando al frente. Se conoce como falsos estrabismos.
  • En los primeros meses, lo normal es que el niño presente algún error refractivo (El 75% son hipermétropes y el 25% miopes) pero, la mayoría desaparecen solos sin necesidad de corrección. Es fundamental que el bebé pase su primera revisión visual a los 6 meses. El especialista determinará si todo es normal o hay algo que corregir ¿Sabías que la mayoría de los problemas visuales del niño desaparecen si siguen una corrección adecuada antes de los 7 años? ¡No dejes que se pierda ninguna visita al óptico!

Ejercicios divertidos para una buena visión

Realizar ejercicios visuales con el peque aumenta sus posibilidades de adquirir y mantener una buena visión y, además, ¡Es muy divertido!

  • ¡Hazlos girar! Todavía es demasiado pequeño para jugar con pelotas y balones pero le encantarán, sobre todo las que tienen colores vivos y en fuertes contrastes. A partir de los seis meses podrá seguir su recorrido con los ojos.
  • Fijando formas. Aprovecha el interés que suscitan los peluches en él para señalarle diferentes formas y partes del cuerpo como la cabeza, los ojitos, las orejitas… Toda esta información le resultará muy útil cuando empiece a desarrollar el vocabulario.
  • Leyendo imágenes. Los libros con grandes fotos os resultan atractivos a los dos. Pon a tu peque en el regazo y ve pasando páginas, explicándole las imágenes que contiene, nombrando los colores… Hoja a hoja tu hijo se irá familiarizando con el contacto del papel y descubrirá el placer de ver imágenes coloridas.
  • Más que peluches. Los juguetes que no son de felpa (de madera, por ejemplo) ofrecen un montón de diversión. Elige uno y diviértete mostrándoselo a tu peque, describiendo su forma, sus colores, agitándolo delante de él, dejando que lo coja, que lo toque… De este modo, además, irá conociendo diferentes texturas de manera táctil y, también, visual.
  • Descubriendo el arte. Los dibujos que haces en un papel serán para tu hijo más valiosos que un Picasso. Le encanta verte dibujar y, antes de lo que esperas, te quitará las pinturas para hacer algunos trazos ¡A ver qué tal se le da! Dibujar le ayudará a mejorar la coordinación ojo mano y, con el tiempo, mejorará su motricidad fina, la que le permite coger objetos haciendo la pinza con la mano.
  • Magia en tus manos Las manos pueden ser un juguete muy divertido. Haz sombras chinescas con ellas, chasquea los dedos al ritmo de la música o de tu propia voz. Tu hijo sorprenderá maravillado con tus ocurrencias y a ti te encantará ver sus caras de sorpresa.

Además… No podíamos terminar este post sin recordarte la importancia de proteger los ojos de los bebés del sol.  Debes saber que, antes de cumplir 1 año el 90% de los UVA y más del 50% de los UVB alcanzan la retina. Por eso es fundamental que protejas sus ojos del sol con la capota del cochecito, un pañuelo, una gorra… ¿Sabías que existen gafas infantiles para bebés a partir de los 6 meses?

¿Conoces alguna otra actividad visual para bebés? ¿La compartes con nosotros?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas