Visión doble: por qué vemos doble cuando bebemos alcohol

Home / Salud visual / Visión doble: por qué vemos doble cuando bebemos alcohol

Diplopía y alcohol

¿Es cierto que cuando bebemos (demasiado) alcohol tenemos visión doble? ¿Le ocurre a todas las personas? ¿Te ha sucedido alguna vez? Si quieres saber las respuestas, ¡sigue leyendo este post!

Los ojos son, además de la ventana del alma, la ventana del cerebro. Es por el ojo por el que entran las luces y las sombras, que recorren un asombroso camino hasta una región del cerebro denominada V1, donde estas luces y sombras se transforman para que podamos reconocer los bordes de los objetos. Después las neuronas realizan un increible trabajo codificando todas estas fotografías y convirtiéndolas en imágenes nítidas dentro de nuestra mente. En NoSinMisGafas ya habíamos hablando anteriormente de cómo funcionan los ojos y hoy vamos a hablar de cómo puede variar su funcionamiento por causas externas como, por ejemplo, el alcohol.

  • ¿Sabías qué? Es fácil comprobar que cada ojo recibe una imagen diferente, seguro que lo has experimentado alguna vez. Si guiñas los ojos alternativamente mirando un objeto situado delante de ti, como a unos 30 cm de la punta de tu nariz, tendrás la sensación de que cambia de sitio. Cuando haces esto, el cerebro tiene sólo una imágen cada vez y no tiene que convertir la que le llega desde el ojo derecho y la que le llega del ojo izquierdo, en una sola.

Cuando vemos borroso o visión doble, el término que utilizamos se denomina diplopía: la diplopía es lo que pasa cuando, por diferentes causas, el cerebro no es capaz de unir dos imágenes. Ocurre cuando los músculos de los ojos están trabajando de manera irregular. La diplopía puede ser constante o intermitente. Las imágenes pueden superponerse de forma horizontal, vertical o diagonal. Aunque, lo más frecuente es que se superpongan horizontalmente. Los músculos responsables de los movimientos en el eje horizontal (de convergencia y divergencia) son los que nos permiten enfocar la realidad para verla mejor, los usamos continuamente, necesitan, por ello, ser más flexibles. Sin embargo, los de los movimientos en el eje vertical son mucho más rígidos por lo que es raro que pierdan la alineación. En muchos casos, las desalineaciones de los ejes visuales se pueden compensar con la prescripción de prismas en gafas al igual que se compensan defectos refractivos como la miopía, hipermetropía, etc.Es habitual que la diplopía sea debida al estrabismo o trastorno de la  motilidad ocular pero también es posible que esta alteración visual sea debida a una enfermedad grave, como trombosis, apoplejía o esclerosis múltiple. Por eso, cuando se presenta, es importante acudir al médico. La diplopía también puede ser indicativo de una intoxicación (botulismo), de una lesión, de la fatiga o de una elevada ingesta de alcohol.

Alcohol y vista

En el caso del alcohol…

La intoxicación etílica es una toxicomanía común en muchos países. Las bebidas alcohólicas están compuestas principalmente por etanol, una sustancia que actúa como depresor del sistema nervioso central (SNC). Los depresores del SNC ralentizan la actividad cerebral ya que afectan a los neurotransmisores, componentes químicos encargados de facilitar la comunicación entre las células del cerebro. La acción de las bebidas alcohólicas sobre el SNC se potencia cuando el etanol se consume conjuntamente con medicinas como antidepresivos, tranquilizantes, o sedantes, entre otros.

El alcohol interfiere en la actividad de las neuronas de manera directamente proporcional. Es decir, cuanto mayor es la ingesta, mayor es el número de neuronas afectadas. Ante un elevado consumo de alcohol, la persona puede manifestar importantes alteraciones de conducta, cambiar de estado de ánimo, mostrarse agresivo, desinhibido sexualmente, irritable, hablar de forma incomprensible… El etanol ingerido también puede producir sensación de vértigo, consecuencia en ocasiones de la alteración de un neurotransmisor conocido como serotonina que, entre otras cosas, regula el apetito mediante la saciedad, equilibra el deseo sexual, controla la temperatura corporal, la actividad motora y las funciones perceptivas y cognitivas.

El exceso de alcohol también puede afectar al sentido de la vista; producir visión borrosa y pérdida de la distancia del cálculo, algo que aumenta el riesgo de padecer accidentes al manejar vehículos, maquinaria pesada o equipos de alta precisión. En los casos más graves, el etanol puede ocasionar la desalineación de los músculos de los ojos, dando como resultado visión doble o diplopía. La visión espacial está controlada por tres pares de nervios craneales y doce músculos del ojo. Como hemos comentado, en situaciones de cansancio, tras una importante ingesta de alcohol y debido a diferentes patologías, estos músculos pueden perder tono, relajarse y ofrecer una visión doble de forma temporal. Este ‘desdoblamiento’ de los objetos se realiza siempre en posición horizontal; es decir, vemos el mismo objeto desdoblado uno al lado del otro. Nunca sucede en sentido vertical puesto que en los ojos el alineamiento vertical y el horizontal actúan por separado. El ojo utiliza el alineamiento vertical para ver a lo cerca y a lo lejos y no necesita enfocar los objetos (nunca vamos a tener un ojo encima del otro, con lo cual esto no podrá suceder). El alineamiento vertical es controlado y rígido, firme. En cambio, el alineamiento horizontal es más flexible puesto que nuestros ojos deben moverse y enfocar para vislumbrar unos objetos a un lado o al otro de nuestra vista o nuestro cuerpo. La prueba es que, cuando mirando un objeto que se encuentra cerca nuestra, debemos juntar más los ojos, así como alejarlos para objetos que se encuentran a larga distancia.

En el caso de una intoxicación etílica grave y la persona que la padece no es capaz de ejecutar funciones sencillas como andar o hablar y, también, cuando aparece la visión doble o se produce un desmayo, es fundamental avisar a los servicios de emergencia. Conviene, además, abrigar a la persona intoxicada, para evitar que pierda el calor corporal, facilitar su comodidad aflojando el cinturón o abriendo el cuello de la camisa, hacer que se tumbe de lado, por si se producen vómitos y controlar sus constantes vitales. En estas circunstancias, remedios caseros como administrar café, leche o inducir al vómito, pueden ser contraproducentes.

Aún así, la visión doble es una de las consecuencias menos frecuentes de la ingesta excesiva de alcohol por eso muchas personas aseguran, que incluso en casos en los que se han encontrado en esta situación, no han tenido esa sensación de visión desenfocada.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas