Consejos para aprovechar al máximo una visita al oculista

Home / Sin categoría / Consejos para aprovechar al máximo una visita al oculista

Visita al optometrista

¿Estás pensando ir al óptico optometrista a hacerte una revisión?, ¿notas que tu graduación ha cambiado o, simplemente, quieres unas gafas nuevas? Sea cual sea la razón que te motiva, hay tres cosas que debes tener muy claras antes de hacer una visita a un óptico-optometrista:

¡Organízate!

  • Haz un poco de memoria: ¿Recuerdas cuándo tuvo lugar tu última visita al óptico-optometrista? y, lo que es más importante ¿cuándo te recomendó que volvieras? Si tienes que pensarlo demasiado, no hay duda: ha pasado demasiado tiempo. Es posible que no hayas tenido nunca un problema visual pero, recuerda que en torno a los 40 años empezarás a sentir los primeros síntomas de presbicia y necesitarás hacerte unas gafas.
  • Una vez que has decidido qué día vas a ir a visitar al óptico, debes asegurarte de que estarás en buenas manos: acude a una óptica que te ofrezca confianza. Si hace mucho tiempo que no vas a una revisión y te sientes perdido, pregunta a tus amigos, seguro que te dan una buena recomendación.
  • Elegir una montura y graduarse la vista lleva su tiempo. No vayas con prisas y, si es posible, no vayas solo: piensa que es muy probable que te tengas que poner esas gafas todos los días y durante muchas horas. Elige un modelo que te resulte cómodo y, también, que vaya con tus gustos y personalidad.

¡Pregunta!

  • Coméntale a tu óptico todas las dudas y preocupaciones que tienes sobre tu salud visual. Si te molestan los ojos cuando pasas mucho rato mirando el ordenador, si sueles tener conjuntivitis, si tienes dificultades para ver de noche o si percibes mal los colores. Cualquier dato puede ser importante, no te guardes información, aunque te parezca poco relevante. En caso de detectar algún problema médico, él o ella te recomendarán que visites a un oftalmólogo.
  • Explícale también para qué necesitas las gafas ¿Las quieres usar sólo para el trabajo?, ¿vas a practicar deporte con ellas?, ¿vas a conducir con ellas? Tener claro el uso que les vas a dar es fundamental a la hora de elegir montura (más o menos envolvente, más o menos ligera, más o menos flexible…) y, también, a la hora de elegir la lente que necesitas, así como los tratamientos más recomendables. En Essilor disponemos de un amplio catálogo de lentes:
  • Nuestras lentes Varilux, están pensadas para solucionar los problemas de Presbicia
  • Las lentes Crizal Prevencia, además de mantener tus ojos a salvo de incómodos reflejos, los protegen de luz azul-violeta
  • Nuestras lentes cuentan con factor de protección solar E-SPF, de 2 a 25 para las lentes blancas y 50 para las lentes solares.
  • Las lentes Eyezen están pensadas para mejorar la visión y proteger tus ojos en tu vida digital
  • Las fotocromáticas Transitions se oscurecen o se aclaran dependiendo de las condiciones lumínicas.

¡Relájate!

  • ¿Vas a hacerte unas gafas por primera vez? ¡No te preocupes! Los ópticos-optometristas trabajan con personas de todas las edades y, sea cual sea tu necesidad visual, sabrán ayudarte para que salgas de su establecimiento con tus problemas resueltos. Te ofrecerán la solución más adecuada teniendo en cuenta tu graduación, profesión y necesidades específicas.

¿Sabes cuándo ir a la óptica?

Pese a que los españoles consideran la vista el sentido más importante, la mayoría  no cumple con el calendario recomendado de visitas al óptico-optometrista poniendo en riesgo su salud visual. La frecuencia de las revisiones visuales está determinada por la edad:

  • A los seis meses de vida, el pediatra lleva a cabo una revisión visual para comprobar que el bebé ve correctamente
  • En los tres primeros años de vida conviene llevar al niño a un especialista de la visión ya que detectar y tratar errores refractivos en este tiempo ayuda a prevenir patologías como el ojo vago.
  • En la infancia y la adolescencia pueden aparecer dificultades de enfoque que afectan al aprendizaje del menor. Acudir al óptico-optometrista ayuda a solucionar problemas.
  • Entre los 20 y los 40 años las visitas a la óptica pueden tener lugar cada dos años, salvo que el especialista de la visión determine otra frecuencia.
  • A partir de los 40 años aparece la presbicia, por lo que es fundamental acudir al óptico-optometrista de forma anual.
  • Casi el 80% de las personas mayores de 60 años padece problemas visuales y debe hacerse revisiones de forma anual para prevenir patologías graves como cataratas, glaucoma, Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) o aumento de la presión intraocular (PIO).

¿Te acabas de hacer tus primeras gafas?, ¿nos cuentas tu experiencia?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas